Cuando encargas una traducción, sea del idioma que sea, ¿cómo puedes estar seguro de que el texto que tienes entre las manos es una traducción fiel del original? A no ser que seas un profesional de la traducción, puede que haya errores que no descubras a simple vista. ¿Y qué ocurre si es un texto publicitario y se lanza al mercado con un error garrafal? Todos recordamos el fiasco del Mitsubishi ahora llamado «Montero». Pero no te preocupes, porque hay una solución: la revisión de los textos traducidos.

 

 A no ser que conozcas completamente el idioma de origen y de destino, debes asegurarte de su calidad con una revisión

¿Qué es y qué incluye la revisión de textos traducidos?

Para empezar, es importante tener en cuenta que un traductor profesional revisa el texto antes de entregarlo. Sin embargo, los traductores son personas y, como tales, pueden tener fallos. ¿Conoces el dicho «cuatro ojos ven más que dos»? Pues lo mismo se aplica a la traducción. Un revisor externo, es decir, que no sea el mismo que ha traducido el texto, puede ver los errores que se le hayan escapado al traductor.

Es más, el revisor del texto no solo se encargará de corregir la ortografía y gramática en caso de que sea necesario, sino que también comprobará que el texto de destino transmita fielmente lo que expresa el original. Y en caso de que se indique, también puede revisar el estilo o el contenido, aunque este servicio suele tener un precio diferente.

¿Cuándo NO hace falta revisar la traducción?

Empiezo por lo fácil, ya que hay muy pocas ocasiones en la que la corrección del texto no es necesaria. En primer lugar, si lo que vas a mandar a traducir es un texto para ti, no te hace falta la revisión. Esto quiere decir que si tu objetivo es, simplemente, saber qué pone, no es necesario que sea perfecto.

En algunos casos, aunque lo recomendable es que también se revisen, puedes saltarte este paso con los textos internos de una empresa. Sin embargo, si incluyen mucha terminología especializada, la revisión será indispensable. No querrás que los empleados entiendan mal las últimas normativas, ¿verdad?

Si solo necesitas entender la traducción, pero no publicarla, no necesitas la revisión de textos

¿Cuándo es indispensable revisar la traducción?

Si el propósito del texto es publicarlo, entonces la revisión es fundamental. Me remito al caso que mencioné antes con Mitsubishi. Una buena revisión a tiempo hubiese ahorrado a la marca bastante vergüenza, ¡y eso que era solo una palabra! Pero no solo los textos publicitarios necesitan revisión; también los literarios, gastronómicos e incluso los currículos o las cartas de presentación. Piensa que estos textos estarán expuestos al público, y te representarán a ti, a tu marca o a tu empresa. Por lo tanto, deben ser impecables.

Por otro lado, la revisión también es esencial en los textos especializados, como los técnicos, médicos o legales. Un error en estas traducciones puede costar millones o incluso vidas. Imagina que el manual de un dispositivo médico tiene errores y un médico comete un fallo grave por su culpa.

En definitiva, piensa que el servicio de revisión es un paso necesario para conseguir una traducción de calidad. Si le has dedicado tiempo y dinero al texto en su idioma original, ¿por qué no ibas a hacerlo con la traducción?

Si todavía tienes dudas sobre si tus textos necesitan revisión, déjala en los comentarios o contacta con nosotros.

CONTACT