¿Sabes en qué consiste la traducción técnica? Al igual que el resto de los tipos de traducción, como la médica, la literaria o la científica, las traducciones técnicas tienen unas características específicas. No cualquier traductor puede encargarse de esta clase de trabajo, ya que es necesario conocer el sector a fondo. Así que, si quieres saber más sobre estas traducciones, te explico en qué consisten, quién puede encargarse y cómo deben ser. ¡Sigue leyendo!

 Solo los traductores especializados pueden encargarse de la traducción técnica.

Qué es la traducción técnica y dónde puedes encontrarla

La traducción técnica es uno de los diferentes tipos de traducción especializada que existen. En este caso, se trata de la traducción de textos técnicos de sectores industriales, como la ingeniería, la electrónica, la química, etc. En resumen, al hablar de traducción técnica nos referimos a textos con un gran número de términos específicos de un sector en particular. Algunos ejemplos de este tipo de traducción son los manuales de usuario, las instrucciones de uso, las fichas técnicas o los planes de obra.

Piensa en la cantidad de términos especializados de cada sector que puedes encontrar en estas traducciones. Desde componentes de aparatos electrónicos hasta nombres de maquinaria industrial. ¿Acaso conoces toda esta terminología en tu idioma nativo? Entonces sabrás por qué no se puede encargar de la traducción de textos técnicos cualquier traductor profesional. A continuación, te contaré las características de los traductores técnicos.

¿Cómo debe ser un buen traductor de textos técnicos?

Para empezar, no todos los traductores de estos textos están especializados en el mismo sector. Algunos tendrán conocimientos sobre ingeniería, otros sobre automoción, otros sobre electrónica, etc. Por lo tanto, es importante que el traductor que se encargue del texto sea un experto en el sector en cuestión. De esta forma, conocerá la terminología específica, los tecnicismos y otros matices del lenguaje.

Además, ten en cuenta que este tipo de textos son muy precisos, y un fallo en un solo término puede llevar a errores garrafales. Imagina el caos que se puede crear si las instrucciones de montaje de un avión no son exactas. Por ello, los traductores de textos técnicos son expertos en su sector y conocen todas las herramientas que pueden usar para conseguir una traducción sin defectos. Por ejemplo, las normas ISO a las que muchos sectores se acogen, las actividades o recursos de las asociaciones de traducción, los glosarios especializados y, en general, la documentación necesaria para hacer un buen trabajo.

Las buenas traducciones técnicas deben ser claras, precisas y coherentes

Las características de una buena traducción técnica

Los textos técnicos deben ser claros; nada de ambigüedades

Hay que considerar que los textos técnicos, de por sí, ya son difíciles de comprender debido a la gran cantidad de terminología que contienen. Así que, la tarea del traductor será que el texto sea lo más claro posible. Para ello, el texto no debe tener palabras ambiguas que puedan llevar a error. Cada término debe corresponderse con una realidad, y tampoco debe tener florituras o un estilo de escritura muy rebuscado.

La coherencia de los términos

La terminología debe ser coherente. Ten presente que, por norma general, cada término tiene una correspondencia en el idioma de destino, y esta se tiene que respetar. Por ejemplo, imagina la cara que se le quedaría a un ingeniero si ve que en las instrucciones de una patente, nut se ha traducido como «nuez» y no como «tuerca».

Además, si un término tiene varias traducciones, el traductor tendrá que elegir la más adecuada y ceñirse a ella a lo largo del texto. Si cambia constantemente la traducción de un mismo término o expresión, el lector puede pensar que se trata de varios elementos diferentes y no del mismo.

Por lo tanto, ya sabes que no puedes dejar tu traducción técnica en manos de cualquiera. Contacta con un profesional especializado o una agencia de traducción.

NECESITO UNA TRADUCCIÓN