La traducción de textos de un idioma a otro es una actividad compleja en la que el traductor o traductora intenta mantener la equivalencia de significado entre ambos idiomas.

En el caso de la traducción jurídica, nos encontramos ante un tipo de traducción especializada, la de textos relacionados con el Derecho, que requiere de un cierto grado de conocimientos jurídicos, y en la que la equivalencia de significado no siempre es fácil de conseguir.

 

Características de los textos legales

Los textos legales son aquellos cuyo contenido está relacionado con alguna disciplina del Derecho. Las principales características del lenguaje jurídico son las siguientes:

– Es un lenguaje de especialidad, profesional y académico.

– Es un lenguaje altamente técnico y formal.

– Es un lenguaje con muchas particularidades terminológicas y estilísticas, con uso ocasional de latinismos.

Los textos legales más habituales en la práctica de la traducción jurídica son los contratos, las resoluciones judiciales y las normas jurídicas. En todos ellos encontramos una terminología, una fraseología y una sintaxis propia de este lenguaje de especialidad.

Desgraciadamente, y a pesar de los intentos de simplificar el lenguaje jurídico —por ejemplo, en los ámbitos lingüísticos anglosajón y español—, este lenguaje sigue siendo en gran medida farragoso y arcaico.

Dificultades de la traducción jurídica

La primera dificultad que presenta la traducción jurídica es conocer este singular lenguaje de especialidad. Sin embargo, quizá no sea este el principal escollo. Cuando abordamos la traducción de un texto jurídico no se trata únicamente de trabajar con un idioma de origen y otro idioma de destino, sino que, normalmente, también hay que manejar, entender y confrontar dos sistemas jurídicos distintos y conseguir mantener la equivalencia de significado.

En muchas ocasiones, lo que hay que traducir no son términos jurídicos sino auténticos conceptos o instituciones jurídicas. Es por ello que este tipo de traducciones no solo exige que el traductor o traductora tenga unas competencias lingüísticas especializadas, sino también, como hemos dicho, un cierto grado de conocimiento de los sistemas jurídicos en cuestión, en especial del sistema jurídico de llegada.

De todo lo dicho es fácil deducir que, en la traducción jurídica, en muchas ocasiones no resulta sencillo conseguir un texto meta equivalente. Para facilitar el trabajo, antes de iniciar una traducción jurídica, es recomendable —y suele ser habitual hacerlo— llevar a cabo una tarea previa consistente en recabar información y documentación sobre la materia. Las fuentes son numerosas y variadas: glosarios, diccionarios y manuales jurídicos (tanto impresos como en línea), bases terminológicas u otro tipo de recursos, como pueden ser consultas concretas a profesionales del ámbito jurídico.

 

Ejemplo de traducción de términos jurídicos

Para finalizar, veamos un ejemplo de inglés jurídico y las posibilidades de su traducción al español:

El término inglés courts se refiere a los órganos judiciales, sin distinguir si se trata de órganos judiciales unipersonales (juzgados) o colegiados (tribunales). Pues bien, para traducir este simple término courts del inglés al español podríamos contemplar varias posibles traducciones que se adaptarían al modelo de organización judicial español, en función del contexto o documento de que se trate: 1) juzgados, 2) tribunales, 3) juzgados y tribunales o 4) órganos judiciales.

Normalmente, el término genérico courts se traduce como juzgados y tribunales. En cambio, si nos encontramos con el término más concreto Appellate court, la traducción correcta al español sería tribunal de apelación o tribunal de segunda instancia, puesto que en el sistema judicial español la revisión jurisdiccional en segunda instancia la llevan a cabo órganos judiciales colegiados, es decir, los tribunales.

 

Traductores profesionales especializados en traducción jurídica

Como ves, la traducción jurídica es mucho más complicada de lo que parece, ya que requiere conocer a fondo los sistemas judiciales en cuestión. Si estás buscando a un profesional para traducir textos legales con garantías de calidad a cualquier idioma, ponte en contacto con nosotros. Estaremos encantados de ayudarte.