El truco estrella para mejorar el estilo de tus textos es enfocarte en su cohesión. Es decir, utilizar mecanismos para enlazar las ideas que se exponen en el texto. ¿Y qué mejor nexo que los conectores? En este artículo descubrirás cómo usar los conectores en español para dar ritmo y fluidez a tus textos. Y todo ello con ejemplos claros y sencillos.

Verás que es un mecanismo fácil de aplicar que dará un plus a tu redacción.

¿Te animas a probarlo?

¿Qué son los conectores?

Los conectores son palabras y locuciones que te ayudan a indicar qué pasa primero y después, a comparar unas ideas con otras, a resumir el contenido, etc.

Esta función de estructurar los textos los convierte en el pilar fundamental de la cohesión.

Tipos de conectores según su función

Hay varios tipos de conectores y cada tipo tiene su función. Aquí tienes algunos ejemplos.

Conectores que te ayudan a organizar el texto:

En primer lugar… En segundo lugar…

Por una parte… Por la otra…

Volviendo al primer punto…

En relación con esta idea…

Seguidamente…

En conclusión…

Conectores temporales (indican cuándo pasan los acontecimientos): primero, a continuación, después, finalmente…

Conectores adversativos (indican una oposición): pero, aunque, sin embargo, no obstante…

Conectores aditivos (añaden información): además, asimismo, igualmente…

Conectores causales (sirven para explicar la causa de algo): porque, puesto que, dado que, gracias a…

Conectores consecutivos (indican consecuencia, aquello que se produce a raíz de algo): de modo que, en consecuencia, por lo tanto…

Conectores de cierre (para concluir): en resumen, en definitiva, para terminar…

He enumerado solo algunos tipos de conectores, pero hay muchos más.

Detecta la ausencia de conectores en tu escrito

Cuando leas tu texto, presta atención a cómo enlazas las frases. Si no hay nexos, analiza qué tipo de relación tiene una frase con la siguiente, y añade un conector para cohesionar el texto y que fluya. Te pongo un ejemplo muy sencillo:

El programa no permite hacer cambios en el archivo. Si exportas el archivo, sí que podrás modificarlo.

En este fragmento vemos que hay una oposición entre la idea 1 y la idea 2:

1) No es posible hacer cambios en el programa.

2) Sí que puedes hacer cambios si exportas el archivo.

Si queremos dar ritmo al texto y mejorar nuestro estilo, podemos usar la conjunción «pero» como conector adversativo:

El programa no permite hacer cambios en el archivo, PERO si lo exportas, sí que podrás modificarlo.

¿Era incorrecta la frase original? No, en absoluto. Ten en cuenta que cuando hablamos de estilo, los cambios que hagamos no siempre serán errores. Muchas veces son cambios preferenciales o sugerencias de mejora que enriquecen la expresión del texto.

Evita repetir los mismos conectores en tus textos

¿Te ha pasado alguna vez que relees tu texto y te das cuenta de que siempre usas las mismas palabras? Esto también puede ocurrir con los conectores. La solución es muy fácil: usa sinónimos. En el caso de los conectores, me refiero a otros conectores del mismo tipo (que tengan la misma función).

Siguiendo con el ejemplo anterior, te muestro el fragmento un poco más largo en el que se repite el uso de la conjunción adversativa «pero».

El programa no permite hacer cambios en el archivo, PERO si lo exportas, sí que podrás modificarlo. También ofrece la opción de compartirlo con otros miembros de tu equipo, PERO solo si usas la versión de pago. Para enviarlo a un compañero con la versión gratuita, tendrás que exportarlo y adjuntarlo a un correo, PERO ten en cuenta que el archivo es muy pesado.

El fragmento suena repetitivo. Incluso da la sensación de que se usa un lenguaje muy básico. En otras palabras, el uso del mismo conector empobrece el estilo del texto.

Entonces, ¿cómo podemos usar los conectores para mejorar el estilo de ese fragmento?

Como te comentaba más arriba, usando diferentes conectores del mismo tipo; en este caso, conectores adversativos. En el fragmento de muestra, dejaremos un «pero» y sustituiremos los otros dos por «sin embargo» y «ahora bien», que son también conectores adversativos porque expresan oposición. El fragmento quedaría así:

El programa no permite hacer cambios en el archivo, PERO si lo exportas, sí que podrás modificarlo. También ofrece la opción de compartirlo con otros miembros de tu equipo. SIN EMBARGO, esta función requiere el uso de la versión de pago. Para enviarlo a un compañero con la versión gratuita, tendrás que exportarlo y adjuntarlo a un correo. AHORA BIEN, ten en cuenta que el archivo es muy pesado.

¿Notas la diferencia?

Fíjate también en la puntuación. Algunos conectores requieren una pausa más corta y se usan después de coma (como «pero»), y en cambio otros nos piden una pausa más fuerte, como ocurre con «ahora bien», que lo escribimos después de punto.