A la hora de solicitar un presupuesto de traducción, una gran cantidad de clientes no saben qué tienen que proporcionar. Así mismo, tampoco saben de qué depende el precio y el plazo. Y es que son muchos los factores que afectan a un presupuesto. Por tanto, es muy importante tener esto en cuenta a la hora de solicitarlo para no llevarse sorpresas. Si quieres saber qué puedes esperar, ¡no te pierdas este artículo!

Toda la información que tienes que enviar al traductor

A los traductores y gestores de proyectos que estáis leyendo esto, os hago una pregunta. ¿Cuántas veces un cliente os ha pedido un presupuesto diciendo lo siguiente: «Necesito traducir un texto para mañana, ¿cuál es el coste?». ¡Y ya está! Ni os mandan el texto, ni os dicen el número de palabras, ni la combinación de idiomas, ni nada. Evidentemente, con esa información no se puede ofrecer un presupuesto; el traductor necesita algo más.

Al solicitar una estimación del precio de una traducción, es importante que facilites varios datos. Para empezar, adjunta el documento que quieras traducir. Con él, el traductor puede hacer el recuento de palabras, ver su calidad y la temática. Si todavía no tienes el documento, indica un número aproximado de palabras, di en qué formato estará el texto, el tema sobre el que trata, etc.

Además, si tienes una fecha límite, indícala. Y, en caso de que el texto vaya acompañado de imágenes, mándalas. Por último, si tienes requisitos especiales (usar un glosario de la empresa, tratar a los lectores e tú o de usted, etc.), también debes informar de ellos.

Factores como la combinación de idiomas o la urgencia que tengas afectan al presupuesto de traducción.

Factores que afectan al presupuesto de traducción

La combinación de idiomas

No es lo mismo traducir de inglés a español que de chino a tagalo. Por ello, la combinación de idiomas hará que el precio varíe. Piensa que los idiomas más hablados, como el inglés o el español, son la especialidad de un número altísimo de traductores. Sin embargo, hay idiomas menos comunes, como el japonés o las lenguas africanas. Por lo tanto, hay menos traductores que tengan las combinaciones de idiomas poco comunes. Eso hace que los precios sean más altos.

El número de palabras y las repeticiones

Por supuesto, el presupuesto de traducción depende de las palabras que contenga el texto. Cuanto más extenso sea, mayor será el precio de la traducción. Por otro lado, si el traductor usa una herramienta TAO (traducción asistida por ordenador), podrá hacer un descuento por repeticiones, si las hay. En otras palabras, si hay mucho texto repetido, el precio será menor.

¿Es muy especializado tu texto?

La traducción de textos especializados, como los médicos, los gastronómicos o la poesía tiene un precio superior que la de «textos comunes». Piensa que los traductores tienen que ser expertos del tema en cuestión, y eso conlleva horas de estudio, trabajo y dedicación que deben tener su recompensa. Asimismo, la traducción creativa también tiene un precio superior. Un ejemplo de esto serían los textos publicitarios con juegos de palabras.

Los textos publicitarios con juegos de palabras se consideran traducción creativa.

¿Tienes mucha prisa?

Debes tener en cuenta que un traductor, por norma general, puede traducir entre 2000 y 3000 palabras al día. Pero esto no quiere decir que puedas solicitar hoy un texto de 3000 palabras para mañana. De hecho, es probable que el traductor tenga ya otros proyectos.

Lo ideal es que dejes que el traductor te indique su plazo cuando compruebe el texto. No obstante, si tienes una fecha límite, indícaselo. Eso sí, si tienes mucha prisa, es probable que te cobren un recargo por urgencia.

¿Tu documento se puede editar?

Trabajar con documentos editables como Word, Excel, etc., es más fácil que con aquellos que no se pueden editar. Esto se debe a que, con ellos, se pueden usar herramientas TAO (trabajar de forma más eficiente, mantener la coherencia gracias a la memoria y al uso de glosarios integrados, mantener el formato del documento original, etc.). Sin embargo, con los documentos no editables (imágenes, documentos escaneados…) todo debe ser manual, tanto la redacción como la maquetación del documento traducido. Por tanto, el precio será mayor y no se harán descuentos por repeticiones.

La tarifa mínima

Finalmente, te hablaré de la temida tarifa mínima. Esta tarifa es lo mínimo por lo que trabajará un traductor. Debes considerar que, además del tiempo invertido en traducir, el traductor debe hacer un presupuesto, crear un proyecto nuevo, investigar la temática y terminología, comprobar tus indicaciones, hacer un control de calidad final y mucho más. Por tanto, aunque sean diez palabras para traducir, tendrás que abonar la tarifa mínima para que se ponga manos a la obra.

Y si quieres tu texto en otro idioma, solicita un presupuesto de traducción. ¡Ahora ya sabes qué necesita un traductor y qué puedes esperar!

PRESUPUESTO AHORA