¿Sabías que la mayoría de los textos publicados en internet contienen errores de ortografía o gramática? En este artículo quiero explicarte 5 errores que debes evitar en tus textos comerciales en español y que veo a menudo en los textos que corrijo en Letropía.

Los errores que están relacionados con la ortografía son más fáciles de detectar con correctores automáticos como los que proporcionan los procesadores de textos, por lo que te recomiendo que escribas siempre tus textos comerciales, ya sean artículos de blog, newsletters o pequeños textos para tus redes sociales, en un programa como Microsoft Word, así evitarás publicar un texto con errores básicos de ortografía y erratas. Sin embargo, estos 5 errores que debes evitar en tus textos comerciales en español son más complejos y estoy segura de que muchos no eres capaz de detectarlos todavía.

  1. Gerundios incorrectos

¿Recuerdas la palabra «gerundio»? Te la enseñaron en el cole seguro. El gerundio es una forma verbal no personal, por ejemplo, del verbo «cantar», el gerundio es «cantando». El gerundio tiene usos correctos, como «estudiaba escuchando la radio» o «vi a los niños divirtiéndose en el parque». Pero también hay usos incorrectos que, por desgracia, se han extendido y que tú debes evitar en tus textos comerciales.

  • Cuando queremos expresar que algo ha ocurrido como consecuencia de una acción anterior:

× La bolsa ha caído en picado, perdiendo Juan todos sus ahorros.

✓ La bolsa ha caído en picado, por lo que Juan ha perdido todos sus ahorros.

✓ La bolsa ha caído en picado y Juan ha perdido todos sus ahorros.

  • Cuando el gerundio se usa como atributo:

× María encontró un maletín conteniendo mil euros.

✓ María encontró un maletín que contenía mil euros.

Hay otros usos incorrectos del gerundio, pero esos dos son los más habituales en los textos comerciales.

  1. Coma entre sujeto y predicado

Fíjate si debes evitarla que los correctores la llamamos la coma asesina. Es una coma que nos cuesta identificar y que hemos asociado a lo largo de los años a una pausa que hacemos los hispanohablantes al leer. Sin embargo, no es correcta.

Este error consiste en separar el sujeto y el predicado de una oración con una coma. En estos ejemplos voy a subrayar el sujeto y el verbo para que identifiques que la coma (en negrita) está interrumpiendo su unión:

× El pueblo unido, jamás será vencido.

× Javier y María, son amigos de siempre, por eso se quieren tanto.

× Las nuevas tecnologías en imagen, permiten que los televisores de ahora nos acerquen a la realidad virtual.

Las versiones correctas de esas oraciones no deben llevar la coma que he señalado en negrita. Estoy segura de que si relees tus textos, encontrarás un montón de comas asesinas.

  1. Mezclar y usted en un mismo texto

Esto debes evitarlo a toda costa. Antes de escribir tus textos comerciales, como tus textos web, tus newsletters o tus artículos para el blog, lo primero que debes definir muy bien es a quién te estás dirigiendo. No es lo mismo escribir textos para una marca de moda que se dirige a un público joven con valores de marca como la frescura, que los de una marca de lujo cuyos compradores son personas maduras que buscan la exclusividad.

En el primer caso, lo adecuado sería tutear al lector, mientras que en el segundo probablemente sea más correcto dirigirse a él de usted. Esto es algo que se debe decidir de antemano —junto a otros aspectos relacionados con el diseño de tu marca— y que debes mantener a lo largo del tiempo. Por ejemplo, no tiene sentido que en una misma web nos dirijamos al lector de usted en el apartado de productos, pero que en contacto le digamos «si necesitas algo, puedes contactar con nosotros».

  1. Extranjerismos innecesarios que tus clientes no entienden

Hay sectores que se han acostumbrado a incorporar ciertas palabras extranjeras a su jerga profesional. Meeting, appointment, manager, retail y suppliers se escuchan cada vez más en las oficinas de España. Los extranjerismos son simplemente palabras que incorporamos en nuestro idioma paulatinamente, por ejemplo, las palabras parking y pizza son extranjerismos —y la RAE aún no las incluye en el diccionario como palabras españolas adaptadas— que decimos continuamente y que todos los españoles entendemos. El problema es que si en tus textos comerciales incorporas demasiados extranjerismos, puedes conseguir que tu lector —que podría ser un cliente— quede confundido. Como comprenderás, ese resultado va totalmente en tu contra, ya que tu objetivo es que el lector de tus textos comerciales se sienta cómodo y compre tus productos o servicios. ¡Pónselo fácil!

Te recomiendo que si vas a escribir una palabra en otro idioma en tus textos comerciales, reflexiones antes sobre si existe otro término en español que el lector vaya a comprender mejor, aunque de forma interna utilicéis la palabra extranjera. Sin ir más lejos, todos los ejemplos de arriba tienen un equivalente en español: reunión, cita, encargado, venta al por menor y proveedores. Ah, y si escribes la palabra extranjera, ponlo en cursiva, como yo estoy haciendo con newsletter en este texto, ¿te habías dado cuenta?

  1. Calcos del francés

No lo sabes, pero hay expresiones que tenemos totalmente integradas en español que son calcos del francés y, por lo tanto, la RAE recomienda no utilizarlas. Se trata de la estructura sustantivo + a + infinitivo, es decir, «temas a tratar», «problemas a resolver», «facturas a pagar».

× En la reunión había una lista de temas a tratar.

✓ En la reunión había una lista de temas que (debíamos) tratar.

× Sabíamos que habría una serie de problemas a resolver.

 Sabíamos que habría que resolver una serie de problemas.

✓ Por favor, haga un listado con todas las facturas a pagar.

En la última oración se permite «a pagar» porque, según Fundéu: «En el ámbito mercantil y contable no son raras expresiones como “total a pagar” o “cantidad a recibir”, que en estos contextos —a pesar de corresponderse con la estructura desaconsejada— se pueden considerar admisibles, pues permiten los acortamientos asentados de “a pagar” y “a recibir”».

 

Si leyendo este artículo te has dado cuenta de que cometes más errores en tus textos comerciales de los que pensabas, no te preocupes, tengo la solución. En Letropía ofrecemos un servicio de corrección especializado para textos comerciales breves que te puede sacar de un apuro. Puedes consultarlo aquí.

 

Y si todavía no estás convencido de la importancia de corregir tus textos para mostrar una buena imagen y conectar, te recomendamos que leas este artículo sobre las ventajas de la corrección profesional.