Si eres fan de películas y series extranjeras, es muy probable que las mires dobladas o en versión original y subtituladas. Sea como sea, detrás de esos momentos de ocio, palomitas y sofá está el trabajo de los traductores especializados en doblaje y subtitulación.

¿Te has preguntado alguna vez cuánto cuesta traducir una película de 90 minutos o qué diferencias hay entre la traducción para doblaje y para subtitulación?

¿Te imaginas cuál es la parte más difícil de la traducción de contenido audiovisual?

Hoy entrevistamos a Olga Parera, traductora audiovisual con 9 años de experiencia en el sector que ha traducido numerosas series de televisión y largometrajes.

Así que, quién mejor que ella para contarte las curiosidades de esta profesión.

¿Te animas a leernos?

traducción guiones de cineEntrevista a Olga Parera: traducción de guiones de televisión y cine para doblaje y subtitulación

¿Cómo describirías tu trabajo en dos líneas para la gente que no sabe qué tipo de traducciones haces?

Me dedico a la traducción de guiones de televisión y cine para doblaje del inglés y el francés al castellano. Me gusta decir que traduzco cultura para que todo el mundo pueda disfrutarla en su idioma y viva una experiencia lo más cercana posible a la original.

¿Cómo te especializaste en la traducción audiovisual? ¿Dirías que fue a raíz del máster o de tu propia experiencia?

Hice el máster de Traducción Audiovisual en la UAB y lo elegí porque siempre he sido una gran aficionada al mundo del cine y de la televisión, siempre me ha gustado escribir y los idiomas, por supuesto. Con este tipo de traducción, aúno las tres cosas, así que para mí, es una elección vocacional.

¿Qué diferencia hay entre la traducción para doblaje y la traducción de subtítulos?

Creo que la mayor diferencia entre la traducción para doblaje y la traducción de subtítulos es el límite de caracteres. En subtitulación, se tiene que condensar el texto para cumplir el máximo de caracteres que se marca (32, 36 o 38 caracteres, depende del cliente). También una serie de parámetros como la cursiva (en voces en off, conversaciones por teléfono o por la tele…), subtítulos de dos líneas, fragmentación de líneas adecuada (sin verbos o preposiciones a final de la línea), etc. En doblaje, podemos traducir todo lo que se dice sin tener que condensar tanto, pero aun así, tenemos que respetar la duración de las frases y no escribir de más ni de menos. Hay que marcar los gestos, insertos, ambientes, pero no tiene cursivas, ni fragmentación, ni límite de líneas.

En el caso de la traducción para series, ¿traduce todos los capítulos el mismo traductor? Porque cambiar de traductor puede afectar a la forma en la que se expresan los personajes.

Lo habitual es que sea un solo traductor. Es verdad que en la traducción de docurrealities se suelen dividir los episodios entre más de un traductor, pero no es lo más adecuado. Cada traductor tiene su estilo de traducir y aunque se pasen glosarios o se llegue a un acuerdo entre compañeros de cómo se expresan los personajes, siempre se nota ese cambio en el estilo.

¿Miras las películas antes de traducirlas? ¿Te dan acceso a ellas?

Por el ritmo de trabajo que tengo, no puedo permitirme ver la película antes de empezar a traducir, la veo al terminar. Hay traductores que lo hacen, pero creo que cada uno se adapta a su situación.

En todos los proyectos que he hecho hasta hoy, el cliente siempre me ha facilitado el vídeo del capítulo o de la película. Creo que es imposible entregar un buen trabajo de traducción audiovisual sin cotejar el texto con la imagen, ya que no tenemos el contexto completo. Por ejemplo, encontramos «it» en inglés, que puede hacer referencia a algo masculino o femenino. Con el vídeo, podemos resolver esa duda. También nos ayuda a encontrar el tono de los personajes según el contexto de la escena.

¿Cómo se estructura tu trabajo? ¿Realizas todo el proceso (traducción, sincronización, etc.) o solo te encargas de la traducción?

En mi caso, investigo un poco el proyecto para tener una idea general de lo que me encontraré y no empezar la traducción a ciegas, traduzco, cotejo con el vídeo y hago una revisión final leyendo el texto en voz alta. Es cierto que a veces me divido el proyecto en partes y sigo el mismo método. Hago la traducción, además de un preajuste, es decir, que marco los gestos que aparecen, los ambientes, intento que las labiales aparezcan donde tocan y que las frases tengan más o menos la misma longitud al oírlas en original.

¿Cuál es la parte más difícil de traducir contenido audiovisual? ¿Y la que más disfrutas?

Creo que lo más difícil de traducir son los poemas y las canciones. Es cierto que muchas veces las canciones se subtitulan y no hay que rimarlas, pero en películas infantiles, es más habitual que se doblen y hay que estrujarse el coco para que suenen correctamente. Normalmente, si hay muchas canciones y hay que doblarlas, se cuenta con un letrista, pero para canciones pequeñitas, le toca al traductor.

El contenido que más disfruto es el de adaptar el lenguaje a la época en la que se basa. Por ejemplo, en The Great, la historia ocurre en la Rusia de Catalina la Grande y hay que adaptar la traducción al lenguaje de entonces, distinguir entre clase alta y clase baja, las formas de cortesía… Para mí, todo eso me resulta un reto muy divertido.

Cuando te encuentras con una broma, ¿cómo la adaptas?

Primero hay que analizar si la broma se entendería aquí y provocaría la misma reacción en el público. También hay que considerar si hay un equivalente en castellano de esa broma o chiste. Muchas veces me encuentro bromas con referencias culturales o a famosos y hay que sopesar si aquí son conocidos o no.

¿Cómo se cobran estos trabajos? Por palabra, por tiempo…

En doblaje, los trabajos siempre se cobran por rollos (cada 10 minutos).

¿Cuánto tiempo cuesta traducir una película de 90 minutos?

Depende del cliente. Normalmente, cuando te toca una 35 mm, tienes una semana más o menos, y cuando te toca una peli de plataformas digitales (VoD), tienes 3 días. La traducción audiovisual tiene unas entregas muy inmediatas, así que tienes que acostumbrarte a trabajar rápido y bien para llegar.

¿Con qué programa de subtitulado te gusta más trabajar?

Ahora apenas hago subtitulado porque estoy más centrada en el doblaje, pero en mi etapa fuerte utilizaba un programa llamado SWIFT. Era fácil de utilizar y aceptaba todos los formatos.

Si tuvieras que convencer a un cliente que ha decidido pedir la traducción de unos subtítulos a un amigo o hacerla él mismo, ¿qué le dirías para que optara por un profesional?

No porque sepas otro idioma, quiere decir que sepas traducir. Le diría que optara siempre por un profesional porque en primer lugar, tiene una formación lingüística, algo primordial y que garantiza un buen conocimiento del idioma y una buena traducción; y en segundo lugar, si está especializado en traducción audiovisual, conoce bien los parámetros para una buena subtitulación (límite de caracteres, cursivas, etc.)

Y una vez lo has convencido (para aquellos que nos lean y puedan necesitar a una profesional como tú), ¿qué le pedirías para poder realizar tu trabajo con garantías?

Guion, vídeo y los subtítulos en el formato STL, EBU o PAC originales. Luego, se tendrían que negociar las tarifas y fecha de entrega.

 

Y, para finalizar, me gustaría hacerte unas preguntas para los compañeros de profesión que aspiran a dedicarse a la traducción audiovisual.

¿Se puede vivir 100 % de la traducción de este tipo de contenido?

Con mucho esfuerzo, sacrificio y ganas, he podido vivir al 100 % de la traducción audiovisual desde que empecé.

Cursaste el Máster de Traducción Audiovisual (UAB). Es un máster con un gran atractivo y mucha demanda. Con la experiencia que tienes ahora, ¿qué consejo darías a los traductores que están empezando o cursando ese máster y quieren seguir tu especialidad?

Mi consejo sería paciencia, ganas y perseverancia. Es un mundo en el que somos muchos y por suerte, con mucho trabajo. Hay que hacerse un huequecito poco a poco y eso implica insistir, insistir e insistir hasta que un día te eligen para un proyecto y si gustas, trabajar muchísimo para mantener una continuidad.

¿En qué época del año hay más trabajo en el mundo de la traducción audiovisual?

Creo que hay dos picos de trabajo muy marcados. Aunque parece increíble, en verano se trabaja muchísimo, sobre todo en julio y agosto. Y luego, a finales de año, sobre todo en diciembre. Me he pasado muchas Navidades terminando proyectos antes de Nochevieja, aunque esos guiones no se tocan hasta después de Reyes, pero siempre es así. Luego, si tienes series que van renovando cada año, más o menos puedes calcular cuándo te tocarán.

¿Cómo te promocionas en el sector audiovisual? ¿Quiénes son tus clientes y cómo los encuentras?

ATRAE tiene la iniciativa #quiéntraduce, #quiénsubtitula en la que tú puedes ponerte en contacto con ellos cada vez que tienes el estreno de una serie, una peli, un docurreality o un documental y hacen una publicación al respecto en Twitter e Instagram para promocionarlo. Aparte de eso, hago una publicación en LinkedIn y mi página web sirve como portfolio. Creo que también es importante tener un perfil en El Doblaje.com y así puedes añadir tu nombre en las fichas de proyectos y todo el mundo sabe que te has encargado de X proyecto. Me parece necesario este tipo de promoción, ya que los traductores todavía somos bastante invisibles.

Mis clientes son estudios de doblaje, productoras y agencias de publicidad. Encontrar clientes implica dedicar un tiempo a hacer investigación y conocerlos un poco antes de ponerte en contacto con ellos.

Quién es Olga Parera

Licenciada en Filología Inglesa y Traducción e Interpretación en la Universidad Autónoma de Barcelona, también cursó el máster en Traducción Audiovisual en la misma universidad.

Dedicada a la traducción audiovisual desde hace 9 años, colabora con diversos estudios de doblaje y subtitulación del país para los que ha traducido numerosas series de televisión y largometrajes. También ejerce de traductora creativa y supervisora de doblajes publicitarios para agencias de publicidad de Londres, Praga, Hamburgo y Nueva York.

Algunos de sus trabajos recientes son las traducciones para doblaje de series de televisión como Narcos, Narcos: México, Bosch, The Rookie, Homecoming, The Great o Raíces y de largometrajes como El escándalo (Bombshell), Aniquilación, Mary Shelley, Winchester: la casa que construyeron los espíritus, Bright, Astérix: El secreto de la poción mágica o Resident Evil: Vendetta. Entre sus proyectos de traducción para subtitulación figuran largometrajes como Silencio, Hasta el último hombre, Rebelde entre el Centeno o Atómica.

Resultó nominada al premio ATRAE a la mejor traducción para doblaje por la segunda temporada de Narcos (Netflix) en 2017 y al premio ATRAE a la mejor traducción para voces superpuestas por la segunda temporada de The Grand Tour  (Amazon) en 2018.