Necesitas convertir audio en texto. Parece algo sencillo, pero cuando te preguntan qué tipo de transcripción necesitas, te quedas con cara de:

«Pues no sabía que había diferentes tipos…».

Si quieres conocer la diferencia entre una transcripción natural y una transcripción literal, en este artículo te aclaro la duda y te explico cómo saber si necesitas una o la otra.

Cuatro pinceladas sobre la transcripción

Antes que nada, ¿qué es la transcripción? Transcribir consiste en trasladar un mensaje oral al formato escrito. Por ejemplo, si has grabado una entrevista con el móvil y quieres convertir ese audio en texto, ya sea con papel y boli o en tu ordenador.

¿Y qué tipo de textos se pueden transcribir? Audios de WhatsApp o conversaciones telefónicas, grabaciones de entrevistas, vídeos de YouTube, documentales y otros archivos de audio o vídeo.

Las necesidades que hay detrás de cada transcripción son muy variadas. Hay personas que necesitan una transcripción para presentar ese audio como prueba ante un juez, y otras que simplemente quieren subtitular sus vídeos para que puedan verlos personas sordas o con problemas de audición.

Aquí te dejo un enlace donde te explico con más detalle qué es una transcripción y qué programas te pueden ayudar a transcribir de forma manual o automática.

Pero si lo que te interesa es saber qué tipo de transcripción necesitas, lee esta breve descripción de las características de los dos tipos principales de transcripción: la natural y la literal.

Características y ejemplos de la transcripción natural

  • Se prioriza la fluidez
  • Se corrigen los errores gramaticales del hablante
  • Se reestructuran las frases incompletas, se eliminan repeticiones, etc.
  • Se acorta el texto si es necesario

En la transcripción natural se prioriza la fluidez del texto. Es decir, que cuando lo leas, suene natural, correcto y no notes que ha sido transcrito.

Pongamos el ejemplo de la transcripción de un vídeo corporativo. Si el interlocutor repite dos veces el inicio de una frase porque se aturulla, esa repetición se omitirá de la transcripción y no afecta al significado del mensaje. Por otra parte, debemos tener en cuenta que en los subtítulos hay una restricción de espacio. Por tanto, si es necesario acortar una frase para que quepa en la pantalla, se resumirá el significado de la frase sin que esto suponga ningún problema.

Otro ejemplo muy común es el de una entrevista que va a publicarse en el periódico. La periodista la ha grabado en audio por cuestiones prácticas (para no perder información y ser más eficiente), pero antes de publicarla pasa el audio a texto.

Al hacerlo, elimina repeticiones («pues, pues, pues es una buena pregunta»), reestructura las frases inacabadas («en el estudio se indicó… el estudio demostró que…») y corrige los errores gramaticales.

En este caso, las pequeñas modificaciones no son relevantes, no afectan al texto. Lo importante es tener un texto fluido, que se lea con facilidad, y transmitir el mensaje general. Por eso utilizamos lo que se llama transcripción natural.

Características y ejemplos de la transcripción literal

  • Se prioriza la exactitud (correspondencia 100 % del mensaje oral y el escrito)
  • No se corrigen los errores gramaticales del hablante
  • Se incluyen frases inacabadas, repeticiones, interjecciones, tartamudeos, etc.

Siguiendo con el ejemplo anterior, ¿qué pasaría si esa misma entrevista hubiera que presentarla en un juicio? Entonces necesitaríamos una transcripción literal. En la literal, lo más importante es la precisión del mensaje. No solo importa lo que se dice, sino también cómo se dice.

Imaginemos que en ese audio el entrevistado responde dubitativo: «Pues… Em… No, no sé… Em, la verdad es que no». En un juicio o una investigación, puede ser clave entender a través del texto escrito que esa persona ha dudado o se ha contradicho al dar la respuesta. Por tanto, una transcripción literal, exacta, da información más allá de las palabras.

La corrección lingüística pierde importancia ante la fidelidad al mensaje oral. Así, se escribirá absolutamente todo lo que se escuche y no se modificará la estructura de las frases ni se corregirán errores gramaticales del hablante.

¿Necesito una transcripción literal o natural?

A modo de recapitulación, en la transcripción natural prima que el texto fluya y se entienda. Por eso se pueden hacer pequeñas modificaciones con este fin. En la transcripción literal, en cambio, hay que plasmar todo el mensaje oral con exactitud, para no perder ningún matiz que pueda aportar información adicional.

Espero haber resuelto tu duda. Si necesitas que un transcriptor profesional te eche una mano con tu proyecto, no dudes en contactar con nosotros. Y si tienes más preguntas sobre la transcripción, déjalas en los comentarios para que podamos ayudarte.

Presupuesto de transcripción