Tomar la decisión de escribir o traducir tu contenido al inglés es un gran paso para llegar a un público más amplio y establecer una buena relación con él. Ahora bien, con eso no basta: es importante que te asegures de dar una buena impresión, y parte de ello tiene que ver con elegir qué inglés vas a usar.

Mucha gente desconoce que, de hecho, existen dos versiones estandarizadas de inglés: el inglés británico y el americano. Cuál de los dos decidas usar dependerá completamente de ti, tu marca y el público con el que quieras conectar.

En este artículo detallaré las diferencias entre los dos, así como la importancia de determinar con tu traductor o escritor qué variante de inglés quieres usar. Sin duda son mucho más diferentes de lo que te imaginas.

Si decidieses usar el británico, por ejemplo, habría palabras que le parecerían «incorrectas» a un inglés estadounidense. Sigue leyendo y te explicaré por qué pasa esto.

La historia detrás de la dicotomía inglés británico vs. estadounidense

Antes de adentrarnos en las diferencias, hablemos de por qué existen. ¿Cómo llegó a aparecer esta dicotomía entre el inglés británico y el estadounidense?

La historia empieza en los siglos XVI y XVII, cuando la colonización británica hizo que el inglés llegara a las Américas. A raíz de ello, se convirtió en la lengua más común entre los que allí vivían por aquel entonces. En cuanto EE. UU. fue independizándose, la lengua también fue modificándose, a veces de maneras sutiles y otras veces de maneras no tan sutiles.

El siglo XVIII trajo consigo la estandarización de la ortografía y la gramática, momento en que se oficializaron las dos versiones de inglés. El inglés británico (el hablado en el Reino Unido, pero también en otras partes de Europa), lo estandarizaron estudiantes londinenses. En cambio, fue un hombre concreto quien estandarizó el estadounidense (propio de EE. UU. y de algunas partes de Canadá): Noah Webster.

Según se dice, las diferencias entre los dos se adoptaron como símbolo de autonomía por parte de EE. UU., que de alguna manera trataba de declararse independiente de Gran Bretaña.

Cada una de las dos variantes se convirtió en la culturalmente aceptada en sus regiones respectivas y, hasta día de hoy, el inglés nativo de EE. UU. y el británico son versiones culturalmente distintas de la misma lengua.

NECESITO UNA TRADUCCIÓN

Análisis de las diferencias entre el inglés británico y el americano

Un concepto erróneo muy extendido es que el inglés estadounidense y el británico se diferencian únicamente por alguna que otra preferencia léxica.

Por ejemplo, todos sabemos que un hablante británico pondría sus cosas en el llamado «boot» de su coche, mientras que un hablante estadounidense las pondría en el «trunk», aunque ambos se estarían refiriendo al maletero.

Sin embargo, la realidad es que la distinción entre inglés estadounidense y británico debe considerar diversos niveles lingüísticos, incluyendo vocabulario, sintaxis (orden de las palabras), semántica (significado de la palabra) y normas gramaticales.

En esta sección te cuento cuáles son estas diferencias y te doy algunos ejemplos.

Diferencias en la ortografía

Imagina que un chico británico se muda a EE. UU. y hace un nuevo amigo en la escuela. Un fin de semana decide escribir a sus amigos para proponerles ir al teatro o, como él lo escribiría, al «theatre». Los chicos que hayan crecido en EE. UU. entenderán perfectamente a lo que se refiere, pero podrían asumir que ha cometido un error tipográfico. Así pues, su amigo le corrige: «¿te refieres al “theater”?». El chico británico está confundido. ¿Por qué lo escriben así?

Lo que los chicos no saben es que el inglés británico y el estadounidense tienen normas ortográficas diferentes y este es un ejemplo de ello. Los dos están en lo cierto, solo usan versiones distintas de inglés. En este caso, se trata de un ejemplo de la distinción entre -re vs. –er, pero existen muchas otras diferencias ortográficas.

Por ejemplo:

    • -t, vs. -ed

    UK English: She burnt the toast.

    US English: She burned the toast.

    ES: Ella quemó la tostada.

  •  
    • -ence vs. -ense

    UK English: That team had great defence.

    US English: That team had great defense.

    ES: Ese equipo tenía una gran defensa.

  •  
    • -ise vs. -ize

    UK English: Would you like an appetiser?

    US English: Would you like an appetizer?

    ES: ¿Te apetece un aperitivo?

 

Estos son solo algunos ejemplos de las diferencias ortográficas que existen. Pueden parecer sutiles, pero un cambio ortográfico puede resaltar mucho a ojos de aquellos que durante toda su vida han usado una ortografía específica.

Los hablantes nativos de inglés estadounidense tendrán que detenerse a leer dos veces un documento si este está escrito conforme a las normas ortográficas de los hablantes nativos de inglés británico.

CONSEJO: una sugerencia útil es cambiar el corrector ortográfico de Word o Pages a inglés estadounidense o británico y este corregirá el documento, de manera automática, a la versión de inglés de tu preferencia. Si aun así dudas, echa un vistazo al Macmillan Dictionary, que no tan solo comprobará que, efectivamente, tu ortografía sea correcta, sino que también se asegurará de que uses la palabra correcta dentro de su contexto cultural.

Diferencias en el vocabulario

Al contrario de las diferencias ortográficas, las de vocabulario son mucho menos sutiles e incluso podrían llevar a malentendidos. Las diferencias en el vocabulario se suelen deber a palabras creadas después de que EE. UU. se independizara de Gran Bretaña, como pueden ser las referentes a coches, comida o deportes. Desde entonces, la cultura ha perpetuado estas diferencias, de manera que lo que es aceptado como norma en un país no tiene por qué ser la palabra que se usa en el otro.

Por ejemplo, un hablante nativo de inglés británico se sentiría defraudado si pidiese «chips» en un restaurante esperando recibir lo que un hablante estadounidense llamaría «fries» (patatas fritas) y, sin embargo, lo que obtuviera fuese una bolsa de «crisps», lo que un estadounidense consideraría «chips» (patatas de bolsa). O podría ser que invitaran a un hablante británico a jugar a «football» y que él apareciera con una camiseta deportiva y espinilleras en vez de con protectores y un casco («football» significa fútbol americano, en inglés de Estados Unidos).

Es por malentendidos de este tipo que es importante conocer las preferencias léxicas del inglés estadounidense y del británico.

Para que te hagas una idea de la cantidad de diferencias que existen, te dejó algún ejemplo más aquí:

 

Inglés estadounidense

 

Pants

 

Apartment

 

Sweater

 

Zucchini

 

Sneakers

Inglés británico

 

Trousers

 

Flat

 

Jumper

 

Courgette

 

Trainers

               Español

 

Pantalones

 

Apartamento

 

Jersey

 

Calabacín

 

Zapatillas

 

Para acceder a una lista más completa de diferencias de vocabulario, consulta Lexico, un diccionario de Oxford que abarca tanto palabras del inglés estadounidense como del británico. Es muy importante conocer estas diferencias léxicas para evitar el uso de cualquier palabra que pueda causar confusión y asegurarte así de que tu público entienda perfectamente todo lo que quieres decir.

Diferencias en la semántica

Como he mencionado, en algunos casos el inglés británico y el estadounidense usan palabras distintas para referirse a lo mismo, pero otras veces ocurre lo contrario. Puede ser que compartan una palabra, pero que su significado sea diferente. Y, como en el caso de las diferencias en el vocabulario, también puede llevar a graves malentendidos.

Por ejemplo, en el inglés estadounidense «pants» se refiere a una pieza de ropa que te cubre des de la cintura hasta los tobillos (pantalones). En cambio, «pants» en inglés británico significa «ropa interior». Por lo tanto, si dices que un hombre salió solamente con «pants», los hablantes británicos se imaginarán a un hombre vistiendo solo calzoncillos, mientras que los estadounidenses pensarán en un hombre que lleva tejanos o caquis.

Diferencias en la gramática

Que los textos se adhieran a las normas gramaticales es de especial importancia para los que tienen negocios que viven de contenido bien escrito. Dicho esto, las preferencias gramaticales del inglés británico y del americano no son siempre las mismas. A continuación, puedes ver ejemplos de cómo cambian las estructuras de las oraciones y la gramática dependiendo de si se usa el inglés británico o el estadounidense.

 

  • Los nombres colectivos (singular vs. plural)

El inglés estadounidense entiende cualquier nombre colectivo como singular, mientras que el británico prefiere el plural, aunque acepta los dos. Por ejemplo:

Inglés estadounidense: The team is winning.

Inglés británico: The team is/are losing.

 

El equipo está ganando.

El equipo está perdiendo.

 

  • El presente perfecto

Aunque este tiempo verbal se usa tanto en el inglés americano como en el británico, el británico tiende a usarlo mucho más que el estadounidense, que generalmente usa el pasado simple. Por ejemplo:

 

Inglés estadounidense: I went to the store already.

Inglés británico: I have gone to the story already.

Ya fui a la tienda.

Ya he ido a la tienda.

 

¿Por qué es importante traducir al inglés estadounidense o al británico?

Como has podido ver, existen muchas diferencias entre el inglés británico y el estadounidense. Saber y entender la ortografía correcta, el vocabulario, la semántica y la gramática de ambas variantes para aplicarlos a contextos culturales británicos o estadounidenses requiere un dominio nativo o bien una gran dedicación.

No es fácil memorizar y aplicar todas estas diferencias de manera sistemática y correcta.

Eso sí, merece la pena.

En un texto que no se ha localizado (adaptado a la zona geográfica), no solo resaltarán mucho las incoherencias y sonará raro a oídos de tu lector nativo, sino que incluso podría dificultarle la correcta comprensión del mensaje.

Si escribes para un público británica, la ortografía, el vocabulario y la estructura gramatical del inglés estadounidense harán que más de un lector pierda el interés. Incluso podrían asumir que ese contenido no está escrito para ellos y, directamente, dejar de leerlo. Por eso, todo contenido que esté dirigido a una audiencia británica o estadounidense tendrá que adaptarse a la versión apropiada de inglés.

Por eso es importante tener un traductor que sea competente en la versión de inglés que pretendas usar. Garantizará que tus contenidos suenen naturales a oídos de tu público y que transmitas el mensaje de manera correcta y efectiva.

Déjanos ayudarte en las traducciones al inglés

Si todo esto te parece demasiado abrumador o tienes preguntas acerca del inglés británico vs. estadounidense, contacta con nosotros y estaremos más que encantados de ayudarte. En Núria Masdeu Traducciones contamos con un equipo de profesionales perfectamente competentes en las dos versiones de inglés y dispuestos a ayudarte a comunicarte de manera efectiva con tu público meta.

NECESITO UNA TRADUCCIÓN